La marca del asfalto: Laguna Seca

La historia suele aparecer contada con trazos de tinta en los libros de aquellos que un día decidieron no olvidar. Y sus recuerdos ocupan el lugar de unas hojas en blanco que pasarán a la mente de un lector que decidirá trasladarlos a otro folio vacío. En el motociclismo, no hay mejor libro de historia que el asfalto. Aquel que una vez fue testigo de innumerables adelantamientos, salidas espectaculares, pilotos legendarios y motos fascinantes, todos dejaron su marca de goma sobre el firme y, para no olvidar esas huellas, en MotoSportsOn hemos decidido presentaros “La marca del asfalto”. 

Capítulo 1: Laguna Seca

Hace unos años, el verano le daba a España una noche en la que las estrellas se movían a 200 km/h y su estela tenía forma de “Sacacorchos”. Antes de que Austin fuese el escenario del mayor espectáculo de motociclismo del mundo, un trazado situado en California albergaba la responsabilidad (aunque a medias con un tal Indianápolis) de acercarles a los estadounidenses la pasión de las dos ruedas. Su nombre llamaba a la épica y su ondulada recta hacía de afluente para que Laguna Seca se mojase de emoción y competitividad.

El trazado de Laguna Seca era muy enrevesado, además, no solo el famosísimo “Sacacorchos” tenía protagonismo, sino que sus 11 curvas; 7 a izquierdas y 4 a derechas, de distinto tipo de peralte, hacían del circuito americano todo un reto para los pilotos. No era muy largo, 3610 metros que una MotoGP recorría en 1:21-22, pero era muy técnico. Una de esas pistas que si se atragantan resultan totalmente imposibles. 

Aunque hay otros puntos muy interesantes en el circuito, su marca distintiva siempre ha sido el “Sacacorchos”. La famosa “chicane” tiene unos datos de miedo: 12% de desnivel traducido en 18 metros desde el ápice de la primera curva a izquierdas y la salida de la segunda a derechas. Pero tras este “ascensor” llegaba una bajada que finalizaba en una última curva muy cerrada que sirvió de Talón de Aquiles para el mismísimo Casey Stoner. 

Sin embargo, Laguna Seca no es solo esos dos sectores finales. Un punto caliente del trazado es la recta de meta, la cual se realiza con la moto inclinada unos grados a la izquierda y que finaliza con una frenada muy técnica en pendiente descendiente. Era habitual ver a pilotos yéndose largo en esta primera curva, además de ser un claro sitio para adelantar. Después, comenzaba un sector de subida con ángulos bastante rápidos que obligaban a dejar correr la moto y mantener la trazada buena sin salirse. 

El asfalto americano de Laguna Seca siempre tendrá marcada una de las carreras más famosas de la historia de MotoGP, el Gran Premio de Estados Unidos de 2008. Hablar del trazado californiano y no mencionar aquella prueba es prácticamente una utopía. Mucho se habló de lo que sucedió, pero lo cierto es que Valentino Rossi se impuso a un rapidísimo Casey Stoner a base de frenadas muy apuradas y de no dejar liderar al de Ducati. El italiano venía de perder dos mundiales seguidos y aquella carrera fue un punto de inflexión que le ayudó a hacerse con su octavo título. Pero lo que siempre recordarán aquellos pianos fue la maniobra de Valentino sobre el “Sacacorchos” que tuvo el agradecimiento de “The Doctor” al besar la “chicane” para festejar su triunfo. Además, su victoria fue clave gracias a la caída del australiano en la nombrada curva 11 cuando perseguía al de Yamaha. 

La historia del motociclismo a comienzos del siglo XXI también contaba que solo la categoría reina dejaba su huella sobre Laguna Seca. Lo cierto es que anteriormente sí que le acompañaban las 250cc allá por 1988 y que incluso en 1993 y 1994 se pudieron escuchar a las ruidosas 125cc por el asfalto americano, pero de aquel amago por trazar en California solo quedó un pequeño párrafo en los libros. 

Aun así, Laguna Seca puede presumir de formar parte de una época espectacular del motociclismo, la de los “Cuatro Fantásticos”. Así se conocía, al menos en España, al grupo formado por Valentino Rossi, Jorge Lorenzo, Dani Pedrosa y Casey Stoner; quienes ganaron mínimo una prueba sobre el firme californiano siendo el australiano el más laureado con 3 triunfos. 

La historia también cuenta que el trazado tuvo a su americano dominador. El nombre de Wayne Rainey iba acompañado del primer lugar durante 3 años consecutivos (1989-1991) en los que a lomos de su Yamaha convirtió Laguna Seca en su jardín particular. Todo ello con permiso del que un tiempo después se convertiría en el último campeón estadounidense hasta la fecha, Nicky Hayden, que, con Honda, hizo sonar el himno americano en 2005 y 2006. 

Laguna Seca dejaría el Campeonato del Mundo de MotoGP en 2013, justo a tiempo para que un joven Marc Márquez dejase su firma en el “Sacacorchos” emulando la famosa acción de Rossi a Stoner, pero haciéndosela al 9 veces campeón del mundo y ganando la carrera. 

Su participación en el motociclismo mundial también pasó por WorldSBK, donde John Kocinski ganó 3 de 4 carreras entre 1996 y 1997. El estadounidense había ganado antes en 1993 en la categoría de 500cc y es, sin duda, uno de los grandes triunfadores de la pista americana. Mención especial merece Rubén Xaus que logró la victoria española en Laguna Seca bajo el marco de WorldSBK en 2003. Regresando al presente, Álvaro Bautista tuvo un amargo reencuentro con el trazado cuando se fue al suelo en 2019 lesionándose y cediendo un gran número de puntos con Jonathan Rea, quien se haría con el campeonato a final de la última temporada del circuito en la categoría. 

En la actualidad, Laguna Seca es una cita obligatoria del MotoAmérica de Superbike donde otros españoles como Toni Elías o Héctor Barberá también han dejado sus marcas en el asfalto. Aunque el trazado ya no figura en los mundiales de motociclismo, sin lugar a dudas, permanece en las memorias de aquellos que disfrutaron de un circuito diferente, histórico e inolvidable. Y quién sabe si algún día, el asfalto de Laguna Seca se reescribe con nuevas proezas y leyendas de estrellas que surcan su famoso “Sacacorchos” con la mirada del mundo entero a sus espaldas. 

Imagen de starline en Freepik.

Foto del avatar
Acerca de Iván Moreno Serrano 67 Articles
Periodismo y Comunicación Audiovisual

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable: Florencio Vallinot Tovar.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a dinahosting.com que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.