Verstappen da un golpe al mundial tras un error de Leclerc

El circuito de Paul Ricard vio una de las escenas más desgarradoras vividas en la Formula 1 en los últimos años, junto al accidente de Sebastian Vettel en Alemania 2018. El piloto de Ferrari Charles Leclerc había conseguido la pole en la clasificación del sábado. Parecía encaminado a seguir su remontada hacia su primer campeonato, pero el ritmo de carrera del Red Bull asustaba en las simulaciones de los libres. En la carrera del domingo, pronto Max Verstappen comenzó a meter miedo, estuvo a distancia de DRS desde las primeras vueltas. Pero Leclerc lo mantuvo a raya conduciendo como el talento generacional que es, llegando incluso a distanciarse. Verstappen terminó viendo que adelantarle en pista era misión imposible, y sacó la baza de la estrategia parando antes que el monegasco. Hasta aquí, la carrera de Leclerc era perfecta, la victoria estaba difícil, pero él estaba agarrado a ella con uñas y dientes. Hasta que cometió un error que puede acabar siendo fatal. Perdió el coche en frenada en las enlazadas del Paul Ricard, curvas muy largas y técnicas, y acabó contra el muro. Dejó en bandeja una oportunidad de victoria que Verstappen no desaprovechó, y provocó una nueva decepción en el entorno Ferrarista. Ahora la diferencia entre el neerlandés y el monegasco es de 63 puntos, y parece muy difícil de salvar. Es seguro que Leclerc lo seguirá intentando, pero en Francia ha aprendido una lección muy cruel.

Después del error de Leclerc, la carrera perdió mucha de la emoción que tenía, pero dejó varios puntos a tratar. Por una parte, los Mercedes siguen consagrándose como el tercer equipo. Aunque en clasificación les cuesta demostrarlo, en carrera su ritmo es inalcanzable para cualquier equipo de la zona media, pero aun les faltan unas décimas para pelear por la victoria. En cualquier caso, tienen una dupla de pilotos magnifica que saca el máximo potencial al monoplaza. En Paul Ricard, Lewis Hamilton consiguió su cuarto podio consecutivo con una segunda posición, y le acompaña George Russell desde la tercera para firmar un doble podio alemán.

Hamilton salía cuarto, y firmo una grandísima salida con la que pasó a Checo Pérez. Se llegó incluso a colocar a la altura de Verstappen, pero no lo suficiente como para atacarle. Parecía que sería presa fácil para el mexicano en las siguientes vueltas, pero nada más lejos de la realidad. A pesar de la triste velocidad en recta del Mercedes, su increíble tracción al salir de curva protegió al británico del de Red Bull, que al final tuvo que estar más pendiente de aguantar a George Russell que de recuperar la tercera plaza. El duelo entre los dos fue bastante frenético en la parte final de la carrera.

Russell parecía más rápido, pero le faltaba velocidad para adelantar a Pérez. En un momento pudo atacarle en la chicane de la gran recta de Mistral para ponerse por delante, pero el mexicano alegó que el de Mercedes le echó de pista, se saltó la chicane para mantener la posición y la FIA pensó igual porque no le sancionó. Finalmente, salió un Virtual Safety Car por el coche de Zhou que se quedó parado. Con ello, en la resalida, parecía que Pérez se durmió y Russell lo aprovechó para adelantarle por el podio, aunque el mexicano alega que hubo un problema con el protocolo del coche de seguridad. En cualquier caso, se tuvo que conformar con la cuarta plaza.

El quinto fue para la que seguramente sea la mejor versión de Carlos Sainz de la temporada.  El madrileño ocupaba las primeras posiciones desde los entrenamientos libres. Pero su rotura en Austria le condenaba a penalizar en Francia y salir penúltimo. Nos quedaremos sin saber que hubiera pasado si no tuviera que penalizar, porque en clasificación marcó el segundo tiempo más rápido solo superado por el de Charles Leclerc. En clasificación, ayudó a su compañero a conseguir la pole, y en carrera, le tocó remontar. Salía con neumático duro y la salida fue bastante mejorable, pero pronto comenzó a adelantar coches, uno tras otro. Se benefició de la salida del coche de seguridad con el accidente de Leclerc, pero al mismo tiempo fue su perdición. Paró para montar neumáticos medios, salía en la octava posición, con mejor neumático y el grupo reagrupado. Pero fue un nuevo mal pitstop de Ferrari y además el español salió de pit con el semáforo en rojo, por lo que molestó a un Williams y recibió 5 segundos de penalización. De igual modo, remontó hasta la tercera plaza, con adelantamientos espectaculares tanto a Russell como a Pérez, pero la penalización de 5 segundos era un impedimento importante para el podio.

Existía la duda de si el medio llegaría al final, y volvió a haber discrepancias entre Sainz y sus estrategas, discutiendo incluso en plena maniobra de adelantamiento a Checo. Finalmente, en Ferrari fueron conservadores y le pararon para montar un nuevo medio y volver a adelantar hasta la quinta plaza. Nunca sabremos si, intentando llegar hasta el final, con la pelea entre Russell y Pérez hubiera podido abrir un hueco de 5 segundos y conseguir el podio.

En sexta posición terminó el otro español, Fernando Alonso. Que como él mismo dijo al terminar: “Otro día normal, otro top 6, necesitamos más días normales en la segunda mitad de la temporada”. El Alpine dejó dudas durante los libres, pero el bicampeón demostró que no solo el Alpine es un gran coche, sino que además él se siente en perfecta armonía con él. Salía séptimo, el objetivo era pasar a Norris, y le duró una curva. Tanto él, como Russell, porque pasó a ambos en la salida. Evidentemente, sucumbió pronto a Russell, pero después pudo aguantar a Norris toda la carrera. En cierto momento el de McLaren se colocó excesivamente cerca, pero Alonso dejó un momento de puro carrerista: “Le quiero cerca de mi para destrozar sus neumáticos”. Tuvo la situación bajo control constantemente. Marcó varias vueltas rapidísimas a final de carrera para ver si defendía la quinta posición de Sainz, pero era imposible. Otra carrera en la que el español demuestra el excelso nivel al que está.

El resto de las posiciones se completan con Norris desde la séptima, que sigue liderando al equipo McLaren. Ocon desde la octava, que, si bien no está al nivel de Alonso, está rindiendo muy bien. Ricciardo desde la novena, que en carrera habitualmente va mejor que en clasificación, pero sigue detrás de Norris. Y el último punto es de Stroll, en una batalla final con su compañero Vettel que llegó hasta la última curva. Reseñable que el canadiense haya batido al tetracampeón, con una maniobra que para unos es sucia y para otros es inteligente y limpia.

Y así fue lo más destacado de un Gran Premio de Francia que recordaremos por ser un punto de inflexión en la temporada 2022 y, presumiblemente, por ser el último en tierras galas o al menos en Paul Ricard. Veremos como se desenvuelven las próximas carreras y si al menos en uno de los dos mundiales aún hay lucha por el primer puesto entre Red Bull y Ferrari. Seguiremos el desenlace de la temporada esta misma semana en el GP de Hungría, antes del parón veraniego del Gran Circo.

Imagen de Motorlat

CesarRodriguezRivera
Acerca de César Rodríguez Rivera 12 Articles
Estudiante de periodismo de la UEX Colaborador de MotoSportsOn

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Ver más

  • Responsable: Florencio Vallinot Tovar.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a dinahosting.com que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.