Russell firma una exhibición para conseguir su primera victoria

El circuito de Interlagos, para sorpresa de nadie, regaló a los aficionados de la Formula 1 una nueva carrera trepidante. George Russell, que tuvo que aguantar 3 años en Williams, en el fondo de la parrilla. Que en la única vez que pudo subirse a un Mercedes, en Sakhir 2020, perdió lo que iba a ser una victoria histórica. Que cuando le ha llegado la oportunidad de fichar por el equipo de la estrella se ha topado con el monoplaza menos competitivo en años. Finalmente, todas sus penurias se acabaron en Sao Paulo. Consiguió la primera plaza en la carrera sprint y la mantuvo con maestría en la carrera. Acabó entre lágrimas. Además, con la segunda posición de Lewis Hamilton, los de Mercedes obtuvieron su primer doblete desde Imola 2020. Y recuerdan, por si se le había olvidado a alguien, por qué ganaron 8 mundiales consecutivos y por qué en 2023 volverán a por ambos.

La carrera fue una locura desde la primera vuelta. Todos los de arriba salían con blandos menos los dos Ferrari, quinto y séptimo, que lo hicieron con medios. Hamilton partía segundo, con Verstappen y Pérez justo detrás. Russell hizo una salida impecable. Por detrás, Norris superó a Leclerc y llegó a atacar a Pérez, pero el mexicano mantuvo posición. Pronto se paró la carrera. Ricciardo golpeó al hombre milagro de la clasificación, Magnussen, que en un fin de semana dónde hizo pole se fue pronto al garaje en un choque dónde no tuvo ninguna culpa. Los dos acabaron fuera y salió el Safety Car.

La resalida tampoco defraudó. Russell aguantó hasta el final para reanudar la marcha y pilló desprevenido a Hamilton. En la curva 1 vivimos una reedición del duelo por el mundial de 2021, con Verstappen atacando a Hamilton. Y el final no fue distinto, ambos chocaron y arruinaron sus carreras. Verstappen recibió una polémica sanción de 5 segundos por el choque y tuvo que cambiar alerón. Hamilton pudo seguir, pero perdió posiciones. La sanción a Verstappen deja dudas porque el choque puede ser considerado tanto culpa suya, como culpa de Hamilton, como incidente de carrera, pero esa fue la decisión de los comisarios.

El capítulo de los choques no acaba aquí, porque algunas curvas después, volvió a darse otro entre las primeras posiciones. Leclerc trataba de recuperar la posición que Norris le ganó en la salida con un adelantamiento por el exterior, pero el de McLaren le tocó y el monegasco se fue contra el muro. Pudo continuar y Norris recibió 5 segundos de penalización, pero su carrera se vió comprometida.

Con 3 de los 6 coches punteros rezagados, los únicos que quedaban para desafiar a Russell eran Pérez y Sainz. El de Mercedes tenía controladas las distancias con ambos, pero Sainz podía jugar la baza de una distinta estrategia. Con los medios perdía algunas décimas por vuelta respecto a los dos primeros, pero podría parar más tarde y tener mejor neumático en el siguiente stint. Sin embargo, todo se fue al traste cuando un “tear off” se le atascó en el conducto de refrigeración de frenos y se vio obligado a parar antes de tiempo. Seguía en la carrera, pero las escasas opciones de victoria se vieron aun más reducidas. Solo le quedaba pelear el podio con Pérez y Hamilton, con la segunda y la tercera plaza aún en juego.

En el tercer stint, con los neumáticos medios, su ritmo fue muy poderoso y sin mucha degradación. Tenía hecho un “undercut” tanto a Pérez como a Hamilton y rodaba segundo, pero aun le quedaba un último stint con el blando, dónde saldría detrás de Pérez y Hamilton y tendría que adelantarles. No obstante, el McLaren de Norris se paró y provocó primero un coche de seguridad virtual y luego físico que dio la vuelta a la carrera y la vida al español.

La parrilla se colocaba así en la resalida: Russell y Hamilton habían hecho sus paradas y estaban primero y segundo, con neumáticos blandos de algunas vueltas. Tercero estaba Pérez, con neumáticos frescos, pero medios. Y cuarto el español de Ferrari, con neumáticos blandos más nuevos que nadie.

Los Mercedes recibieron la orden de que podían luchar, pero con respeto. Finalmente, sea por excesivo respeto o por falta de ritmo, Hamilton no atacó a su compañero Russell y el joven británico firmó su primera victoria, estando toda la carrera por encima de las circunstancias. Sainz adelantó a Pérez en algunas vueltas para subir al podio, pero ya no pudo impedir el doblete de los Mercedes, que habían abierto hueco.

Leclerc también adelantó a Pérez en una lucha vital por el subcampeonato. Tan vital que provocó sendas polémicas de los candidatos al mismo con sus compañeros y equipos. Leclerc, que en las últimas vueltas estaba a cuatro segundos de Sainz, pidió cambió de posición porque el madrileño no se jugaba nada y él sí. Pero él equipo lo descartó completamente y el monegasco se tuvo que conformar con la cuarta plaza, que, teniendo en cuenta que en la resalida estaba último tras un choque, supone una grandísima remontada. Pérez, por otro lado, fue adelantado por Verstappen, que en la resalida estaba en la mitad de la parrilla pero tenía mejores neumáticos y ritmo que el mexicano. El equipo le dijo al bicampeón del mundo que, si tras adelantar a su compañero no era capaz de subir ninguna posición más, le devolviera la sexta plaza. No obstante, Verstappen no fue capaz de adelantar al quinto y tampoco le devolvió la posición a Pérez. Este caso es más grave que el de Ferrari porque aquí el equipo si dio la orden y el neerlandés la desobedeció. Se provocó una agria polémica entre dos compañeros que habían trabajado muy bien hasta ahora. Pérez al terminar la carrera dijo por radio “Esto muestra como es en realidad” y posteriormente en el corralito: “Si tiene dos mundiales es gracias a mí”. Verstappen, por su parte, dijo que “tenía sus razones” y que en Abu Dhabi le ayudará si es necesario. Esto mientras la prensa neerlandesa afirma que el bicampeón se la tenía guardada al mexicano por su supuesto choque a propósito en la clasificación de Mónaco. Veremos cómo evoluciona esto.

Llegados a este punto estarán algo descolocados, porque entre los Red Bull y los Ferrari se ha colado un elemento disruptor inesperado. Ese elemento no es ni más ni menos que Fernando Alonso, que volvió a firmar otra exhibición para recordar. En la carrera sprint chocó con su compañero Ocon, cayó al fondo de la parrilla, y a pesar de recuperar algunas posiciones -lo cual ya es milagroso- recibió una penalización de 5 segundos por el choque. Partía decimoséptimo, y por muy fuerte que fuera su ritmo, se presentaba una carrera dura de nuevo.

Y así fue, porque recuperó algunas posiciones en la salida con el neumático medio, pero se vio atascado en un tren de coches. Por esto, presumiblemente, fue por lo que tuvo una tempranísima primera parada, en la vuelta 14, 7 después de la resalida. Su carrera parecía finalizada, pero el asturiano, que salió entre Verstappen y Leclerc, mostró un ritmo impresionante teniendo en cuenta la máquina que lleva. Iba más rápido que ambos, recortando al neerlandés, e hizo un undercut a absolutamente todo el tren de coches que le frenaba al principio. Sin embargo, la temprana parada se acabó notando y empezó a perder terreno, teniendo que parar de nuevo. Y de nuevo con otro neumático medio mostró un ritmo poderosísimo. Estaba quinto con hueco sobre Bottas, el sexto y el resto, pero tenía que hacer obligatoriamente una nueva parada para poner neumático blando, por lo que su posición final era una incógnita. Sin embargo, finalmente tuvo suerte con el Safety Car provocado por Norris y pudo hacer la parada perdiendo menos tiempo.

Salió detrás de Ocon y en la resalida, esta vez sí, adelantó tanto a su compañero como a Vettel.  Posteriormente le hizo un precioso exterior a Bottas en la curva donde chocaron Norris y Leclerc. Y llegó a adelantar hasta al Red Bull de Pérez y abrir hueco como para que no le adelantara Verstappen al final. Tampoco quedó lejos de Leclerc, y fue la razón por la que no hubo cambio de posición entre los Ferrari. Sencillamente, una carrera espectacular.

De este modo, los primeros terminaron en este orden: Russell, Hamilton, Sainz, Leclerc, Alonso, Verstappen, Pérez. Cerraron la zona de puntos: Ocon, muy superado por Alonso, pero sacando buenos puntos tras hacer varios adelantamientos en la resalida. Bottas, que sacó una buena novena plaza tras una gran carrera en la que quizá mereció más. Y finalmente Stroll en la décima. Tampoco tuvo premio a una grandísima carrera Sebastian Vettel, que tenía muchas papeletas para quedar como el mejor del resto peleando con, posiblemente, Bottas y Alonso, pero le perjudicó el Safety Car.

Una nota reseñable de Interlagos fue el salto adelante de Ferrari en carrera respecto a los últimos Grandes Premios. Tanto en la sprint como en la carrera larga fueron superiores a Red Bull, algo que hacía meses que no se veía. Mercedes estaba delante, pero la distancia no era gigante y si tanto Sainz, sin penalizaciones ni paradas tempranas, y Leclerc, sin choques y problemas en clasificación, hubieran tenido un fin de semana normal, quizá podrían haber peleado más la victoria. Además, la degradación fue bastante menos acusada que últimamente, sobre todo en el segundo stint de medios de Sainz. Y las paradas fueron buenas. Veremos si esto se mantiene en Abu Dhabi, pero en Brasil, por fin, se puede decir que Ferrari ha mejorado.

Y esto fue, contada de la forma más resumida posible, la locura de carrera en Interlagos. Con el regreso definitivo de Mercedes y su candidatura al mundial de 2023, la mejoría de Ferrari, la nueva exhibición de Alonso, la polémica de los pilotos de Alpine y Red Bull, de Leclerc con su equipo, los choques entre candidatos a la victoria, los Safety Cars… en conclusión, una carrera digna de ser vista una y otra vez. También es un aspecto a destacar la reducción de la distancia entre los ritmos del “big three” y el resto de equipos. Si bien Interlagos es un circuito corto, es algo que normalmente no se ve.

Y esta misma semana pondremos fin a una temporada inolvidable para algunos, pesadilla para otros. En Abu Dhabi veremos la última carrera de Sebastian Vettel, la despedida de Alonso de Alpine, en que quedan las mejoras de Ferrari y Mercedes o el desenlace de las peleas que aún quedan en ambos campeonatos.

Imagen de Primicias

CesarRodriguezRivera
Acerca de César Rodríguez Rivera 21 Articles
Estudiante de periodismo de la UEX Colaborador de MotoSportsOn

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable: Florencio Vallinot Tovar.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a dinahosting.com que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.