Verstappen protagoniza una impresionante remontada y Ferrari vuelve a decepcionar

Los aficionados a la Formula 1 llevan bastantes carreras buscando que Ferrari toque fondo. De hecho, años. Incluso décadas. Pero los de Maranello siempre son capaces de caer un poco más bajo cada fin de semana de Gran Premio. Ferrari aterrizaba en el Hungaroring buscando un doblete para olvidarse de todos los desastres acontecidos en el 2022. Después de las simulaciones del viernes, decían ser favoritos tanto para la clasificación como para la carrera. Y en el último minuto de la Q3 parecían encaminados a ello. Estaban primero y segundo, con Verstappen décimo y Pérez undécimo. ¿Qué podía salir mal? Pues tratándose de Ferrari, todo.

Para empezar, George Russell se sacó una vuelta estratosférica en el último momento de la Q3 y le quitó la pole a los de Maranello. Ahí ya empezó todo a torcerse. Lo lógico era que en carrera ambos Ferrari adelantaran al británico, pero había muchas dudas. Peor fue cuando se supo que el de Mercedes salía en carrera con neumático blando y los dos coches rojos con el medio. Ya se estaba fiando la victoria a la salida, la estrategia y la degradación. No obstante, la cosa no fue a mayores, porque ambos Ferrari salieron bien. Carlos Sainz, que casi consigue su segunda pole el sábado y se tuvo que conformar con la segunda posición por delante de Leclerc, salió bastante bien neutralizando la ventaja de las gomas más blandas de Russell. Estuvo cerca de poder atacarle, pero defendió bien el de Mercedes. Leclerc mantuvo la tercera posición.

A partir de aquí la carrera entro en una fase de tanteo por delante. Russell mantenía distancia con Sainz y Sainz con Leclerc, hasta que las diferencias se fueron cerrando. Pero la carrera se decidió en la estrategia. Cuando los neumáticos de Russell empezaban a caer, paró para defenderse. Ya le habían ganado la partida a Ferrari, que paró a Sainz una vuelta más tarde. Además, en una mala parada, por lo que salió detrás del británico de nuevo. Leclerc estuvo más tiempo en pista porque tenía un buen ritmo, y cuando paró salió delante del español.

Charles Leclerc mantuvo el buen ritmo tras la parada, y pasó a George Russell en pista con un impresionante adelantamiento. Ya estaba en primera posición. El doblete, eso sí, parecía difícil, porque Sainz no podía con Russell. Pero el invitado inesperado era Verstappen. Partía desde el décimo lugar, y remontando se colocó detrás de Russell y los dos Ferrari. Durante un buen tiempo les recortaba, pero seguía a una distancia prudencial y no se preocuparon por él. Hasta que empezó a acercarse a Sainz. Y con una nueva parada y un nuevo neumático medio su ritmo era muy fuerte. Aquí empezó la neurosis de Ferrari. Leclerc tenía unos medios de menos de 20 vueltas, y si Verstappen le adelantaba virtualmente él se la podría devolver en pista. Pero Ferrari no asumía la idea de perder posición.

A pesar del buen ritmo de Leclerc, decidieron pararle para protegerse del neerlandés. El tema está en que pusieron neumático duro. Un neumático que estaba siendo totalmente anticompetitivo. Y así fue también en el caso del monegasco. Verstappen le adelantó hasta dos veces, porque hizo un trompo y perdió la posición. Pero la diferencia de ritmo era tal que le dio igual. Y no fue el único en adelantar al de Ferrari, porque Russell hizo lo propio, y Sainz y Hamilton iban camino de ello. Ante esto Ferrari directamente abdicó y paró a Leclerc una tercera vez para poner blando y tratar de recuperar, pero al final el monegasco terminó sexto y el mundial está prácticamente decidido a favor de Verstappen y casi con total seguridad de Red Bull.

Pero no pensemos que poner a Leclerc un neumático a todas luces inferior por miedo a Verstappen y más adelante volverle a parar una tercera vez fueron los únicos errores de Ferrari en toda la carrera. Carlos Sainz también tuvo que sufrir las extrañas decisiones de los italianos. Después de las paradas de Leclerc y Russell, el madrileño marchaba delante de Hamilton por un margen generoso. El objetivo era alargar lo máximo su parada y poner blando para atacar al final, lo que se debió hacer con Leclerc, que además tenía un neumático más nuevo que el madrileño. Pero siguiendo con Sainz, Hamilton comenzaba a acercarse peligrosamente. El ritmo del heptacampeón era de los mejores de la carrera. Y una vez más, en el muro de Ferrari sufrieron un ataque de nervios. Pusieron blando a Sainz cuando aun quedaban más de 20 vueltas. El objetivo era protegerse de Hamilton. Y como era de esperar, el español llegó sin neumáticos al final. Ni pudo atacar a Russell ni pudo defenderse de Hamilton, que con unos neumáticos más nuevos adelantó tanto a él como a su compañero para asegurarse la segunda plaza y un nuevo podio. Carlos Sainz además sufrió dos paradas lentas. Todo mal en Ferrari.

El podio acabó con Verstappen como ganador, Hamilton como segundo y su compañero Russell tercero. A nadie se le ocurre pensar que la carrera de Russell saliendo desde la pole fue mala, poco más se le puede pedir. Y, aun así, Hamilton terminó delante suya saliendo desde la séptima plaza con problemas de DRS en clasificación. Esto es Lewis Hamilton, que, si alguna vez se fue, ahora ya está de vuelta. Y el equipo Mercedes sigue dando pasos en su lucha por volver a la victoria. Cuarto fue Sainz, quinto Pérez, que remontó también desde la undécima plaza, y sexto Leclerc.

El “big three” formado por Ferrari, Mercedes y Red Bull cada vez se consolida más para volver a los tiempos de 2016 a 2019 cuando tenían una ventaja abismal sobre el resto. Esta carrera parecía que McLaren y hasta Alpine se habían acercado a ellos, pero nada más lejos de la realidad. La zona media tendrá que seguir trabajando para cerrar la brecha y luchar por podios. Liderando la zona media estuvo Lando Norris con una séptima posición, que esta vez no encontró oposición en los Alpine. Salió con neumático blando e impuso un ritmo muy fuerte. Tuvo que parar pronto y su carrera parecía comprometida, pero teniendo buen ritmo como fue su caso, no hay de que preocuparse. Incluso con el duro mostró un buen ritmo, de hecho, mejor que el de Leclerc en el mismo momento, con el mismo neumático y vueltas parecidas.

Detrás de Norris acabaron los dos Alpine, en un día en que rescatan 6 puntos como equipo, pero en el que dejan mucho que desear. Ocon, que salía quinto, realizó una defensa muy agresiva frente a Alonso, que salía sexto. Pronto les pasaron ambos Red Bull e hicieron su carrera en solitario. Alonso parecía más rápido que el francés, pero no llegaban las órdenes de equipo. Finalmente, Alpine tomó una decisión extraña parando antes al asturiano a riesgo de hacerle un “undercut” a su propio compañero, algo poco común. Esto no sucedió, todo lo contrario. Porque cuando Ocon hizo su parada salió delante y volvió a hacer una defensa difícil de entender para mantener a Alonso detrás, causando que Ricciardo pasara a ambos, así como por su culpa Hamilton les pasó en la salida. Alpine lo jugó todo a una parada y neumático duro, pero salió mal porque el neumático no funcionaba. Comenzaron a pasarles todos, pero un choque entre Stroll y Ricciardo les ayudó para ser octavo y noveno. El octavo fue Fernando Alonso y el noveno Esteban Ocon. Finalmente hubo órdenes de equipo y el español acabó unos 4 segundos delante del francés. Cerró la zona de puntos Vettel con un décimo puesto. Una vez más volvió a luchar la última posición con acceso a puntos frente a su compañero Lance Stroll, aunque da la sensación que esta vez hubo órdenes de equipo para evitar perder tiempo y quizá la décima posición. Los Aston Martin mostraron un ritmo competitivo en carrera.

Esto fue lo más destacado de un Gran Premio de Hungría bastante estratégico. De tierras húngaras sale el mundial de pilotos prácticamente decidido, pero la segunda plaza es jugosa para varios competidores. Del segundo clasificado, Charles Leclerc, al sexto, Lewis Hamilton, hay 32 puntos de diferencia. En constructores Red Bull se aleja ya a casi 100 puntos de Ferrari, y los de Mercedes se acercan a los italianos. Veremos como se desarrolla esta pelea en las próximas carreras. Alpine está en cuarta posición liderando la zona media por delante de McLaren, será una lucha dura. El Gran Circo ahora cuelga el cartel de cerrado por vacaciones. Veremos como vuelven los equipos y los pilotos tras el parón dentro de un mes en Bélgica, el fin de semana del 26 al 28 de agosto. Esperamos que esta vez si haya carrera en la mítica pista de Spa y que no sea la última temporada de este legendario trazado en el calendario.

Imagen de SoyMotor

CesarRodriguezRivera
Acerca de César Rodríguez Rivera 21 Articles
Estudiante de periodismo de la UEX Colaborador de MotoSportsOn

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable: Florencio Vallinot Tovar.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a dinahosting.com que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.